Homenaje a Jesús Poveda

martes, 4 de septiembre de 2012

VOZ DE LOS POETAS



Cruje la voz del alma por el pecho del mundo.
Perduran sobre el eco lamentos y asechanzas
que la lengua y el alma propiamente hipnotizan.

El puntal de los gritos se estremece y se agrupa
y hacina sobre el llanto paredes como albercas
donde los ojos se hunden y queda sólo un hueco.
http://www.blogger.com/img/blank.gif
Profundamente lloran, lloramos cada día
por veneros del pan que florecen los trigos:
mientras el llanto crece, se hacina sobre el llanto.

Así puede ir la muerte, puede ir la vida apenas
caminando hacia el labio que pronuncia y comprende:
mientras todo termina, comienza todo a un tiempo.

La voz de los poetas empuja hacia otras cimas
donde quedan los versos de la mente más pura
igual que una perpetua, continua voz del alma.

Hermanos cada día, cada vez que el silencio
nos comprende, medita la voz de los poetas,
medita el alma, hermanos, melódica y muy tierna.

Conviene reflejarnos lo más hondo del mundo;
reflejarnos en medio de la selva que expira,
en el centro futuro de los cuerpos vencidos...

Conviene reflejarnos sobre albercas del llanto
para parir la lengua, parir los versos puros,
las raíces más hondas que ayudan al silencio.

Hay sobre el hombre mudos problemas que no entiende,
que nadie le ha indicado, y el alma los comprende
porque le llega un trébol de enamoradas aves.

Sin embargo el aliento, esa voz gemebunda
que vaga por los cielos —el ángel de la sangre—,
camina en forma de ala a través del espacio.

De ahí viene la voz que los poetas cantan
y llega hasta la tierra, hasta el suelo que pisan
desenterrando el verso de pozos que suspiran.

Sería una alegría, una inmensa alegría
que, al llegar la tristeza con su velo de plumas,
llegara sobre el alma la voz de los poetas.

Hay poetas que cantan, que empuñan sus guitarras
y llegan a los hombres, al corazón del mundo:
son voces y campanas que expresan su silencio.

Pero puede una voz, puede una fuerza oculta,
puede un pozo más hondo, germinando en los gritos,
llegar hasta las venas y abrirlas como cuerpos.

Donde empiezan los ojos, termina la esperanza,
ese grito poblado de jazmines y espinas
que clavan su presente

........................en los ojos más claros:
el incesante anhelo sencillo como el llanto
que despierta. Y renace la voz de los poetas.

(Sobre la misma tierra, 1940).

COMENTARIO

Parece preceptivo que cualquier autor que publica su primer libro se cuestione la finalidad de su producción. Siguiendo esta costumbre, Po-veda se une al grupo de los intuitivos, de los inspirados, en una composición de tercetos en verso blanco alejandrino, cuyo lenguaje se muestra robusto y, con frecuencia, hondo y reflexivo. El dolor, el llanto, los problemas vitales, al pasar por el verso del poeta, parece como si quedara-aislados y perpetuos. Lo incognoscible y el misterio insondable del sufrimiento aparentan ser los puntos de arranque del poeta, que recoge e¡ latido de todos para llegar de nuevo a la profundidad de su nacimiento. Hay en el poema una lucha continua contra el silencio, a pesar de que es ese mismo silencio la fuente inspiradora del autor.

(Comentario de José Guillén García y José Muñoz Garrigós, en la página 322 de Antología de Escritores Oriolanos, premio "Ramón Sijé", Publicaciones del Excmo. Ayuntamiento de Orihuela. 1974

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada