Homenaje a Jesús Poveda

lunes, 20 de mayo de 2013

Libro "Ramón Sijé, el Estigmatizado" en versión pdf.

Ante la imposibilidad de una edición impresa, publico para Internet una versión digital.
 "Ramón Sijé, el Estigmatizado" pinchar para leerlo aquí  pdf 
 Homenaje en el centenario del nacimiento, Ramón Sijé nació en Orihuela el 16 de noviembre de 1913. 

Autor Ramón Fernández Palmeral
Segunda edición ampliada y corregida. 

junio 2013 Alicante.

Ramón fue amigo de Jesús Poveda y novio de la panadera Josefiana Fenoll. A la muerte de Ramón se casó con Jesús Poveda.

jueves, 24 de enero de 2013

Centenario de Ramón Sijé

José Ramón Marín Gutiérrrez más conocido por su seudónimo Ramón Sijé nació en la calle Mayor nº 27 de Orihuela el 16 de noviembre de 1913, por lo que este año se cumple el centenario de su nacimiento.
Al día de hoy no sabemos si la Concejalía de Cultura del Ayutamiento de Orihuela y la Fundación Cultural Miguel Hernández van a organizar algún acto o semana cultural para recordarle, pensamos que sí.
Para los estudiosos que quieran saber más sobre Ramón Sijé os remito a mi página:

HOMENAJE A RAMÓN SIJÉ

lunes, 10 de diciembre de 2012

LA MADRE DEL COMBATIENTE



            LA MADRE DEL COMBATIENTE
Un día nació aquel hijo
 y vino al mundo con sangre
 por un río de cariños
como el junco de una margen,
 que nace como el arrullo
 y que como la tierra nace.
 Vino de luz y de sueño,
 entre dos brazos de madre,
con coplas de ruiseñores
y con noches de azabache.
 Jilguero de los olivos,
como queriendo que canten
 las frescas rosas de mayo
 bañadas en negros mares,
este niño vino al mundo
vistiendo un cielo de encajes.
 Antes que él, había nacido
 la primavera y la sangre.
 Cuando nació la alegría
fue cuando parió su madre.
Por eso su orgullo tienen
 pastando un campo que pace
 con ovejas que lo liban
 como la abeja su sangre,
en sus dos ojos el mundo
 y en sus dos pechos su madre.

Pedidle mucho a los hombres
 que estos niños no se acaben,
 porque se acaban las eras
 y se acaban los trigales.

La madre del combatiente,
rubia el alma por sus males,
 dejó sin sangre sus venas,
 aguas del más puro cauce,
y, como hilillos de plata,
figuran hoy en su carne.

¡Que nazca un hijo, y se muera
 cuando Dios se lo depare,
pero que no muera nunca
 porque un verdugo le mate!
 El hombre ha de ser un fruto
 de cal hecha y de andamiaje,
de boca dulce y sencilla,
 de lengua para que hable
con oscuridad de estrellas
 y con claridad de valles.
 La madre es roca marina
que, como el mar, se debate
contra el peligro que embiste
 como el agua de los mares.
Imaginad si exaspera
 saber que aguarda una madre
y más se recuerda el yugo
que aquel recuerdo imborrable.

Guerra en este siglo veinte
que provocan miserables,
 hombres que por alma llevan
 fiero instinto de animales,
 y ni aun de animales tienen
 su lomo para domarles,
 rebélate contra ellos,
contra esa casta de canes,
contra esa hedionda casta
 de instinto de criminales.
 Rebélate contra el yugo,
 contra el crimen, contra el hambre
contra el ladrón de mi España,
 contra el que quiere robarle
tanto brazo sobre el yunque,
tanto brazo en los trigales,
tanto cuerpo hecho sudores
 de tantas calamidades.
Contra el hombre sin sentidos,
 contra el que no tiene madre
 que sus pechos le haya dado
para ser hijo y criarle;
rebélate contra el fuego
 en que intentan abrasarte.

La madre del combatiente,
 pronta su esperanza a hablarle,
oirá en sus mismos pulmones
un grito de libertades.


Por Jesús Poveda.  Publicado en La voz del combatiente, nº 13º, 10 mayo 1937

Al comisario Pablo de la Torriente

Al comisario Pablo de la Torriente

Autor: 
Jesús Poveda
 
España y Cuba te lloran,
fiel camarada Torriente.
Nadie supo que un dolor
dos corazones encierre.
Siempre es un muerto el que nace,
siempre un hombre el que se pierde;
pero en la tierra ha nacido
otro corazón más fuerte.
Nadie sortea una llaga,
nadie sortea una fuente,
no sortea nadie un duelo
sin que le llegue una muerte.
Camarada comisario,
fiel camarada Torriente:
en un lugar de mi España
tu cuerpo la tierra muerde.
En tu entierro le oí decir
a tu bravo y digno jefe,
con una luz en la lengua,
con un labio en cada muerte,
que en tu fosa dormirías
con todos eternamente;
no acompañado de muertos,
ni de hormigas, ni de dientes:
te acompañan corazones
que a tu lado estarán siempre.
La novia de los que mueren
perdida va por los frentes,
buscando la bala negra
del negro oprobio rebelde.
No llega al campo la lluvia,
parece que nadie crece
y que mi huerta no tiene
verdura para ponerse.
Desde mi tierra te miro,
desde la montaña agreste,
y el valle más elevado
a mi vista se estremece.
La piedra se comunica
con la rocosa corriente,
y parece que hasta llora
el litoral de esta fuente.
Si la agresión que hoy culmina
con este crimen la muerte,
fuera un duelo cara a cara,
no una gitana serpiente;
fuera un león encendido
ante un toro más valiente,
nadie se aflige de iras,
nadie lloraría a éste,
que dos naciones con luto
visten a la vez su muerte.

Camarada Pablo: Cuba
vendrá a visitarte siempre,
y ya verá que mi España
celosamente te tiene.

Publicado en La voz del combatiente, nº 151, 31 de marzo 1937


El periodista y líder cubano Pablo de la Torriente Brau, nació en Puerto Rico 19-12-1901.
La última etapa del trabajo periodístico de Pablo transcurrió en la Guerra Civil Española, a donde acudió como corresponsal de varias publicaciones de América Latina y Estados Unidos, en septiembre de 1936; y donde escribió las crónicas recogidas posteriormente bajo el título de Peleando con los milicianos.
Ya estando allí, asumió las funciones políticas en un batallón, en el que murió combatiendo en Majadahonda, España el 19 de diciembre de 1936, durante la heroica defensa de Madrid; como comisario de las Brigadas internacionales que se unieron a la República Española en su pelea contra el fascismo pero dejó, sin lugar a dudas, todo un legado histórico para las nuevas generaciones.


Ver el artículo de la amistad entre Pablo de la Torriente y Miguel Hernández.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Presentación del libro "Carlos Fenoll: trayectoria vital y poética"

Un momento de la presentación del libro Carlos Fenoll: Trayectoria vital y poética, de Ramón Fernández Palmeral en el Auditorio de la Lonja de Orihuela el 8 de noviembre de 2012. Donde el autor apunto datos y mostró fotos de Jesús Poveda y Jofesina Fenoll, on motivo del centenari del poeta, escritor y violinista Poveda. El ponente hizo hinapié en el enamoramiento de Miguel Hernández hacia Josefina Fenoll después de la muerte de Ramón Sijé, según el sentido sublimar de las dos Elegías y cartas. Ver un artículo sobre este amor imposible.
VENTAS:
Librería Codex Plaza San Sebastián, 2
 03300 Orihuela, Alicante
 966 74 56 36

 Librería 80 Mundo
 de Alicante

martes, 6 de noviembre de 2012

Miguel Hernández recomendó a Poveda ante Cossío.

Jesús Poveda quería buscarse la vida en Madrid, en plena guerra civil, le pidió a Miguel Hernández que le buscara trabajo. Aquí la carta de Miguel a José María de Cossío. Hemos de tener en cuenta que ya se había inciado la guerra civil, y al valiente y joven Poveda de 24 años de edad quería ir a un Madrid acosado por el Ejercito de los Nacionales. Despues Miguel saldría para Madrid, el 18 de septiembre ya estaba en la capital de España y el 23 se incorporó voluntario al Quinto Regimiento. Pero Poveda se queda en Orihuela, ¿contra su voluntad u otras razones de peso amorosas de peso?  No pierde el tiempo pues empieza a cortejar a Josefina Fenoll sobre abril (era un competidor de Miguel por Josefina) con la que  contaerá matrimonio civil el 13 de abril del 37, además de esposa fue el amor de su vida..
Ver mi artículo: "Josefina fenoll, el amor imposible de Miguel Hernández".


A José María de Cossío

(Orihuela, agosto 1936)

Querido Cossío:

Aquí estoy, a pesar de todo. Me alegrará saber que usted se halla ahí también a pesar de todos los pesares. Un amigo mío, poeta de "Silbo", Jesús Poveda, quiere marchar a fin de mes conmigo. Tiene intención de quedarse si se coloca. Yo le pido con todo interés le haga un lado si puede en nuestro despacho suyo. Es un mecanógrafo magnífico. Mucho mejor que yo. Se lo juro. Escríbame en cuanto pueda y deme las mejores noticias. Mi obra anda a punto de terminar. En Orihuela no sucede casi nada. ¿Hasta cuándo se prolongará esta sangrienta situación? Le abraza como siempre,

Miguel.

Obras Completas de M.H. página 2453

domingo, 14 de octubre de 2012

Cuatro soneto de Poveda a Miguel Hernández

("El lápiz de Miguel Hernández", obra de Palmeral, 2003)


 Cuatro soneto de Jesús Poveda a Miguel Hernández

                           1

PARABOLA DE LA TRAICION

El Nazareno andaba distraído
 dando su pan y su vino a un cabrero:
 era un pastor de cabras, un obrero,
 un poeta callado, un desvalido.

El Nazareno le habló: "Tus acciones
 son limpias, nada temas; mas tu vida
te hará en tu corazón más de una herida
y el mundo te ha de dar muchas lecciones". . .

Era pastor y poeta, de Oleza,
 un pueblo con palmeras, suyo y mío,
 cuando abstraído iba por su huerta

sin humillar su frente, su cabeza,
y el Nazareno lo vio junto al río
y le advirtió: "¡nadie te abrirá su puerta!"

                            2

PARABOLA DE UN CRIMEN

Tan joven como tú fue Jesucristo.
 Por ser de alma tan limpia lo mataron,
 dándole la cicuta. . . Lo vejaron. . .
 Murió en su Cruz. Sabían que era listo,

y la listeza, amigo, ofende al bruto.
 Lo mismo se ofendieron tus rivales
por tu poesía y tus nobles ideales,
 y te dieron tu muerte, nuestro luto.

¡Qué semejante fuiste al Cristianismo
 del mismo Cristo Dios sacrificado!
 ¡Fuerza vital, luminosa, acabada!

Treinta y dos años fueron a un abismo;

 Cristo, a los treinta y tres, crucificado:
 ¡paralelismo igual en la jomada!


3

PARABOLA DE LA LUZ

Nadie cerró tus ojos: tu mirada

 quedó fija en el cielo, como estrella 
de gran constelación, la más bella:
 lucero de la noche enamorada.

Los astros, en un coro refulgente,

 giraron tu alrededor; tu agonía
 se convirtió en satélite ese día,
 como cuidando tu cansada frente.

Cansada estaba de sufrir la pena

 por tanto muerto que hubo en la batalla, 
por tu destino infame, sometido

a tan viles bajezas por condena.
Mas tu frente no ha muerto: es luz que estalla
¡y un volcán son tus ojos en su nido!



4
PARABOLA DE LA POBREZA

Me contaron hoy que estaba yacente

 sobre una losa fría: un esqueleto
todo su cuerpo, él, que fue completo. . .

 ¡ni pudo despedirse de su gente!

Que a la Prisión llegaron ese día

 su mujer y su hijo, sus hermanos, 
y que ella trató de posar sus manos 
sobre la faz del muerto, que aún veía. . .

Que un sayón que vigilaba al yacente

 tuvieron que entretener, de manera
 (como recuerdo eterno del ausente)

que cortaran sus uñas con tijera
¡Las uñas de aquel muerto fue el presente,
que llevaron a su huerto y su higuera!



Publicados en Vida, pasión y muerte de un poeta: Miguel Hernández, México, Ediciones Oasis, 1975.

sábado, 13 de octubre de 2012

"Memoria de vida de Carlos Fenoll", donde aparecen fotos y reseñas de Poveda y de Josefina

Realización de Patricia López Pomares, guión de José Antonio Torregrosa, documentación, fotos y dibujos de Ramón Fernández Palmeral, narración de Luis García Guardiola y música de Ludovico Einaudi. Patrocinado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Orihuela.  "Memoria de vida de Carlos Fenoll".
(Ramón Palmeral, junto a Vicente Luis Fenoll Ávila, hijo de Carlos Fenoll durante la proyección del documental en el Auditorio de la Lonja de Orihuela. También asistieron su nueva Mercedes y María Teresa Fenoll, hija de Efrén Fenol. 11 de octubre 2012).